Créditos tributarios vs. deducciones tributarias

Recursos para migrantes

Créditos tributarios vs. deducciones tributarias

Conoce las diferencias entre los créditos tributarios y las deducciones tributarias.

Lo mejor de declarar tus impuestos es la posibilidad de que te devuelvan algo de dinero.

Y aunque muchos quizá no obtendremos un reembolso, créenos: no hay mejor sensación que cuando recibes un cheque de parte del Gobierno de los Estados Unidos.

¿Cuál es la clave para recibir un reembolso cuando declaras tus impuestos?

Muy sencillo: solo debes conocer las diferencias entre los créditos tributarios y las deducciones tributarias, y luego averiguar cuáles puedes obtener.

A continuación te los explicamos, para ayudarte a recibir un reembolso generoso. ¡Obtén el dinero que mereces!

¿Qué es un crédito tributario?

Un crédito tributario es una cantidad de dinero que puedes restar del monto total de impuestos que debes al Gobierno.

Un crédito es mejor que una deducción.

¿Por qué?

Porque los créditos reducen los impuestos totales que debes pagar, en lugar de solo disminuir tus ingresos totales sujetos a impuestos. Es como si fueras a la tienda y debieras $30, pero usas un cupón de descuento de $5, lo cual deduce el total a $25. Es bastante simple.

Hay tres distintos tipos de créditos tributarios:

  1. No reembolsables
  2. Reembolsables
  3. Parcialmente reembolsables

Un crédito tributario no reembolsable reduce la cantidad que debes hasta que tu total sea de $0. Sin embargo, no reduce tu total por debajo de cero, por lo cual recibirías un reembolso. Para continuar con el ejemplo anterior, si tu total es de $3 y usas tu cupón de descuento de $5, tu total se reduciría a $0, pero no obtendrías los $2 de cambio.

Algunos créditos tributarios no reembolsables incluyen crédito por adopción, crédito por gastos del cuidado de hijos menores y dependientes, y crédito por intereses hipotecarios.

Por otro lado, los créditos tributarios reembolsables te permiten deducir lo que debes por debajo de $0, y puedes recibir un reembolso por cada dólar por debajo de $0. Por lo tanto, sería como usar tu cupón de $5 para realizar una compra de $3, y la tienda te devolvería $2. Es una excelente ventaja, ¿verdad?

Algunos ejemplos de créditos tributarios reembolsables incluyen el crédito tributario por ingreso del trabajo y el crédito tributario de prima.

Por último, los créditos tributarios parcialmente reembolsables pueden disminuir tus ingresos sujetos a impuestos y reducir la cantidad que debes. El Crédito Tributario de Oportunidad para los Estadounidenses (AOTC, por sus siglas en inglés) por educación postsecundaria es un excelente ejemplo.

¡Consulta la lista completa de créditos tributarios para saber cuáles puedes obtener!

¿Qué es una deducción tributaria?

Una deducción tributaria reduce la cantidad de tus ingresos sujetos a impuestos. Por ejemplo, si generas $20,000 en el año, debes declarar impuestos en virtud de esa cantidad. Sin embargo, si incluyes deducciones, generalmente puedes sustraer de la cantidad total determinados gastos calificativos que hayas realizado durante el año, y solo $15,000 podrían estar sujetos a impuestos. Todo depende de cuántas deducciones tengas.

Si bien los créditos tributarios son mejores, las deducciones también son muy útiles porque significa que al final deberás menos impuestos.

Hay dos tipos de deducciones: estándar y detallada.

La mayoría de los contribuyentes reciben una deducción estándar en sus impuestos federales. La cantidad ya está establecida por el Servicio de Impuestos Internos (IRS), por lo que no es necesario realizar ningún cálculo.

Las deducciones detalladas son un poco más complicadas porque requieren más trabajo. Por lo general, la gente opta por una deducción estándar a menos que presente una declaración conjunta con otra persona, tenga muchos gastos relacionados con el trabajo, pague facturas médicas considerables o posea propiedades.

Debido a que las deducciones tributarias son un poco más complicadas, hay muchas que se te podría pasar incluir. Por lo tanto, antes de presentar tus impuestos, ¡lee las 5 deducciones tributarias que nunca debes olvidar!

Compartir

Artículos relacionados