5 deducciones de impuestos que no debes olvidar

Recursos para migrantes

5 deducciones de impuestos que no debes olvidar

Declara tus impuestos de manera inteligente para maximizar tu reembolso tributario.

¿Qué es lo mejor de presentar tus impuestos?

¡Ver cómo la cantidad que debes disminuye y la cantidad de tu reembolso aumenta!

Y no solo eso: podrías incrementar aún más la cantidad de reembolso. La clave está en aplicar los créditos y las deducciones correctas.

Dato importante:

Un crédito tributario es dinero que restas de la cantidad total de impuestos que debes al Gobierno, mientras que una deducción tributaria reduce la cantidad de tus ingresos sujetos a impuestos.

Puedes encontrar más información sobre créditos y deducciones tributarias en nuestro artículo comparativo.

El problema es que llevar registro de tantas deducciones puede causar que te olvides de algunas. ¡Y ese es un error de principiante! Por eso en este artículo hemos incluido las cinco deducciones de impuestos más comunes que definitivamente debes conocer e incluir en tu declaración.

1. Deducción por home office

¡Atención, emprendedores y propietarios de negocios en casa! ¿Sabías que puedes deducir ciertos gastos comerciales si utilizas parte de tu hogar como oficina?

La deducción por el uso comercial del hogar es para propietarios e inquilinos que usan una parte de su residencia como el lugar principal de trabajo. Debes ocupar este lugar habitual y exclusivamente para realizar negocios. Por lo tanto, si usas la mesa de la cocina como escritorio, lamentablemente no podrás recibir una deducción. Aunque, si tienes una habitación que ocupas como oficina, sí puedes calificar para recibirla.

Puedes deducir los gastos de mantenimiento de tu espacio de oficina, incluyendo reparaciones, seguros y servicios públicos.

2. Deducción por contribuciones benéficas

Ser generoso vale la pena.

La deducción por contribuciones benéficas te permite deducir de tus impuestos los donativos monetarios a organizaciones benéficas o ‘charities’ autorizadas.

Una contribución benéfica es un donativo o un regalo voluntario que das a una organización benéfica sin obtener o esperar nada a cambio.

Las charities que califican incluyen grupos sin ánimo de lucro, como grupos religiosos, educativos, científicos, literarios o que trabajan para prevenir la crueldad hacia niños o animales.

3. Deducción por intereses de crédito estudiantil

Si has estudiado en los EUA, sabes lo cara que es la educación. ¡Muy, muy cara! Además, no solo tienes que pagar tu crédito estudiantil, ¡también debes pagar intereses!

Por lo tanto, si estás pagando intereses por préstamos estudiantiles, no olvides deducirlos en tu declaración de impuestos. Cada año, tu proveedor te entregará un formulario 1098-E, que es un desglose de tus pagos por préstamos estudiantiles y que detalla cuánto has pagado en intereses.

4. Deducción por gastos médicos y dentales

Puedes deducir ciertos gastos médicos y dentales que excedan el 7.5% de tus ingresos brutos ajustados. Estos son algunos de ellos:

  • pagos por servicios de médicos, dentistas, cirujanos, etc;
  • pagos por atención hospitalaria o atención en centros para personas mayores;
  • pagos por tratamientos de acupuntura;
  • pagos por participar en un programa para bajar de peso;
  • pagos por dentaduras postizas, anteojos para leer o con prescripción, y lentes de contacto.

Además, hay muchos, muchos más gastos que puedes deducir. Si no estás seguro de que tus gastos médicos o dentales sean deducibles, haz esta prueba del Servicio de Impuestos Internos (​IRS, por sus siglas en inglés) y verifícalo.

5. Deducción por venta de vivienda

Si vendiste tu casa, la deducción por venta de vivienda te permite excluir de tus ingresos los primeros $250,000 en ganancias para que no pagues impuestos por ellos. Si presentas una declaración de impuestos conjunta con tu cónyuge, la cantidad aumenta a $500,000.

Debido a que la venta de una vivienda puede incrementar en gran medida tus ingresos anuales, ¡no olvides incluir esta deducción! De lo contrario, lo que deberás pagar también aumentará de forma considerable.

¿Estás listo para presentar tu declaración de impuestos?

Ahora que sabes qué deducciones puedes incluir, ¡es hora de comenzar!

Ya sea que ya hayas presentado tus impuestos en años anteriores o esta sea tu primera vez, el proceso de declaración de impuestos no es nada fácil. Así que empieza ya, da el primer paso y con suerte te devolverán algo de dinero.

Compartir

Artículos relacionados