Arrendar o comprar un carro nuevo

Money 101

Arrendar o comprar un carro nuevo

¿Qué opción es mejor?

Si estás buscando un carro nuevo, debes tomar muchas decisiones. ¿Cuál es tu presupuesto? ¿Qué tipo de carro quieres? ¿Deberías arrendarlo o comprarlo? Si estás buscando la opción más económica, comprar un carro usado, pagarlo y quedarte con él durante algunos años suele ser la mejor. Pero tal vez estés buscando un carro nuevo con la tecnología más actualizada. A veces, un lease (o arrendamiento) es una buena manera de tener un carro nuevo sin gastar mucho dinero. Puedes usarlo por cierto tiempo (normalmente de 2 a 5 años) y realizar pagos mensuales. Pero, cuando finaliza el lease, tienes que devolverlo y allí terminan tus obligaciones. Algunas personas sostienen que, al final, no te quedas con nada, a pesar del dinero que pagaste. En cambio, cuando compras un carro y terminas de hacer los pagos, es completamente tuyo. Es un tipo de inversión. 

La verdad es que no hay ninguna respuesta universal sobre si arrendar o comprar un carro. Mucho depende del costo y de tus propias preferencias. Estos son algunos factores clave que debes considerar antes de tomar una decisión. 

Gastos mensuales

Si tu prioridad es tener pagos mensuales bajos, te conviene un lease. En general, los pagos del lease son más bajos en comparación con financiar la compra del vehículo. Pero ten en cuenta que los pagos mensuales no te harán dueño del vehículo. Por lo tanto, cuando finaliza el lease, es posible que tengas que renovarlo. Eso implica de 2 a 5 años más de pagos y, al final, se convierte en un círculo vicioso. En cambio, comprar un carro significa que, una vez que pagues el préstamo, será tuyo por completo. 

Gastos generales

Una de las ventajas de arrendar un carro es no tener que preocuparte por las reparaciones. La mayoría de los vehículos arrendados tienen garantía por la duración del lease, por lo que, si tiene problemas de fábrica, el concesionario puede repararlo de forma gratuita. Pero aún serás responsable de cualquier reparación cosmética. Recuerda: si lo arriendas, no es tuyo. Solo te lo están prestando. Así que si rayas o dañas la puerta, deberás pagar por repararla. Si compras el vehículo y planeas quedarte con él, tienes que presupuestar los gastos para darle mantenimiento regular. Con el transcurso del tiempo, los carros necesitan mantenimiento y reparaciones. Pero lo bueno es que, una vez que pagues el préstamo del carro, puedes destinar el dinero que usabas para hacer los pagos mensuales para cubrir los gastos de mantenimiento. 

Flexibilidad

Saber con qué frecuencia querrás tener un carro nuevo es un factor clave que debes considerar. Un lease te brinda cierta flexibilidad, porque si aceptas un contrato de 2 o 3 años, significa que puedes obtener un carro nuevo más rápido. Pero un lease no siempre es la opción más flexible. Si firmas un lease de 3 años y decides después de 1 año que quieres cambiar el auto, tendrás que pagar fuertes penalizaciones. Es posible que se te obligue a pagar los pagos restantes del lease, además de algunas tarifas por cancelación anticipada. Pero cuando compras un carro, tienes la libertad de venderlo o cambiarlo cuando desees. 

Otra cosa importante que debes considerar es cuántas millas manejas. Los vehículos arrendados tienen un límite de millas que puedes manejar. El límite máximo de algunos es de 7500 millas al año, y el de otros es de hasta 15,000 al año. Mientras más millas puedas manejarlo, más caro es. Lo mejor que puedes hacer es preguntar al respecto antes de firmar el lease. Si tu viaje al trabajo es largo o si te gusta pasear los fines de semana, el lease puede no ser la mejor opción. Si aceptas un lease con solo 10,000 millas al año y lo devuelves con más, el concesionario te cobrará por las millas adicionales, y puede que termines pagando mucho más. Por el contrario, si compras un carro, puedes recorrerlo todas las millas que quieras. Es tuyo y nadie puede decirte qué hacer. 

Por último, la mejor opción depende de tus preferencias, tu presupuesto y tu capacidad para pagar los gastos que se deriven de tu elección.

Compartir