¿Qué significa para los migrantes los primeros 100 días de mandato de Joe Biden?

El Barrio

¿Qué significa para los migrantes los primeros 100 días de mandato de Joe Biden?

Cómo el nuevo presidente planea cambiar las políticas de inmigración en los Estados Unidos

La tradición de los primeros 100 días la inauguró el expresidente Franklin Deleanor Roosevelt. Cuando Roosevelt asumió la presidencia, tuvo que sacar al país de una depresión económica al promulgar varias reformas legislativas y administrativas en 1936. A partir de entonces, se vienen evaluando a los presidentes según las metas que alcancen en sus primeros cien días en el cargo.

A partir del 20 de enero de 2021, cuando Joe Biden asuma oficialmente el mandato y se convierta en el 46.º presidente de los Estados Unidos, él también estará sujeto al mismo criterio de evaluación. Y sin importar cuál sea tu preferencia política, en lo que podemos coincidir es que hay mucho trabajo por hacer.

Ante una crisis económica provocada por la pandemia de coronavirus que sigue empeorando y ante un país profundamente dividido, Biden tiene muchos desafíos por delante y muchas promesas que cumplir. En la campaña presidencial, Biden prometió en varias ocasiones que comenzaría a realizar cambios desde el primer día, entre ellos, cambios sustanciales en las políticas de inmigración.

Pero, ¿qué cambios pueden esperar los migrantes en los Estados Unidos? Vamos a explicártelo.

Se espera una medida ejecutiva inmediata 

A pesar de que tiene que realizar demasiadas cosas en tan poco tiempo, se espera que Biden comience a emitir órdenes ejecutivas que favorezcan las políticas migratorias a partir de su primer día en la presidencia.

¿Qué es una orden ejecutiva?

Una orden ejecutiva es una disposición dictada por el presidente de los Estados Unidos que tiene el peso de una ley federal. La diferencia principal es que el Congreso u otro presidente pueden derogar las órdenes ejecutivas con mayor facilidad. Con frecuencia, el presidente entrante deroga las órdenes ejecutivas dictadas por el presidente saliente, en particular si no pertenecen al mismo partido político. Y eso es exactamente lo que hará Biden con las órdenes ejecutivas del expresidente Trump.

Como una de sus prioridades, Biden se comprometió a expedir una orden ejecutiva para facilitar las solicitudes de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México. También se comprometió a suspender la mayoría de las deportaciones durante 100 días.

Sin embargo, se espera que una de las órdenes ejecutivas más importantes que Biden emita favorezca a los millones de jóvenes llamados "dreamers". Prometió ampliar las protecciones para los beneficiarios de DACA por hasta cuatro años y prometió facilitarles una vía rápida hacia la ciudadanía.

Por otro lado, Biden se comprometió a ayudar a los grupos de defensa a reunir a las familias migrantes que fueron separadas por las leyes antimigratorias de tolerancia cero de Trump. También se espera que Biden revoque las órdenes ejecutivas de Trump que restringen los viajes desde 13 países, incluida Nigeria.

Biden pide paciencia con la reforma legislativa  

Sin embargo, para que un presidente pueda realizar un cambio permanente, debe hacerlo a través de un proceso legislativo federal. Esto significa que una ley tiene que ser aprobada por la Cámara de Representantes y por el Senado antes de llegar al escritorio del presidente para que la firme.

Dadas las terribles circunstancias provocadas por la pandemia de COVID-19, Biden pidió al pueblo paciencia con las reformas legislativas, entre ellas, la reforma migratoria. Primero necesita implementar un plan para reducir la cantidad de nuevos contagios en los Estados Unidos y reactivar la economía.

Sin embargo, Biden puede presentar un amplio y ambicioso proyecto de ley de inmigración para legalizar a los millones de migrantes que viven en los Estados Unidos y que no cuentan con un permiso legal, entre otras cosas. Si se aprueba, sería el proyecto de ley de inmigración más grande y progresista desde 1986.

Hay muchas posibilidades de que el proyecto de ley se apruebe, ya que ahora los demócratas controlan las tres ramas del Gobierno tras ganar la histórica elección de desempate en Georgia a principios de enero.

También se está analizando un plan de inmigración que otorgaría a los trabajadores esenciales indocumentados residencia legal y protección contra las deportaciones a medida que se revisen sus casos. Esta propuesta migratoria enviaría un mensaje de agradecimiento a los millones de trabajadores de la atención médica, el servicio de alimentos y la hospitalidad que han tenido que trabajar durante la pandemia.

Pero primero, otra ronda de cheques de estímulo 

Sin embargo, lo más importante es cómo Biden planea ayudar a todas las personas afectadas por la pandemia, en particular a los migrantes.

Se está debatiendo mandar una tercera ronda de cheques de estímulo económico a las personas que califiquen. Esta vez, se espera que los cheques sean de $1,400, luego de que el Senado, que estaba bajo el control de los republicanos, se negara a mandar $2,000 y en su lugar solo aprobó $600.

Si no has recibido el segundo cheque de ayuda y deseas saber si calificas, descúbrelo en nuestro artículo.

Sin embargo, los pagos directos no son la única ayuda que pueden esperar los migrantes. Biden también planea aumentar los beneficios por desempleo a $400 por semana y la asistencia para el alquiler, además de ofrecer $15 mil millones en subvenciones para pequeñas empresas. 

Si bien se espera que haya más flexibilidad para las familias con estatus migratorio mixto, aún no se sabe cuánta ayuda recibirán los residentes indocumentados en los Estados Unidos, lo que hasta ahora ha sido casi nada.

El futuro parece prometedor para los migrantes en los EUA

A pesar de las circunstancias actuales, existen algunos indicios de que los migrantes que residen en los Estados Unidos, o que planean hacerlo, tienen razones para mantenerse optimistas.

Si bien Donald Trump adoptó una postura dura en torno a las políticas de inmigración en general, se espera que la administración Biden sea mucho más liberal en este aspecto. 

Pero lo que se pueda lograr también dependerá en gran medida de la rama legislativa del Gobierno y si los legisladores quieren aprobar una legislación favorable.

Pero de una cosa podemos estar seguros: con un buen plan de distribución de la vacuna contra la COVID-19, todos los que vivimos en este país tenemos razones para mantener viva la esperanza en los años que tenemos por delante.

Compartir