¿Qué es una deuda hipotecaria?

Recursos para migrantes

¿Qué es una deuda hipotecaria?

Todo lo que debes saber sobre comprar una casa en los Estados Unidos

Para entender una deuda hipotecaria, primero debes saber qué es una deuda. La deuda es dinero que alguien le debe a alguien más. La mayoría de las personas no puede pagar íntegramente por cosas como autos o casas nuevas, ya que son muy caras. Pero sí pueden pedir dinero prestado a un banco. Ese dinero prestado, que se llama hipoteca o mortgage, se convierte en una deuda que hay que pagar. 

¿Qué es una deuda cobrable? 

Una deuda cobrable es una inversión que crecerá en valor o generará ingresos a largo plazo. Tomar una hipoteca para comprar una casa se considera una deuda cobrable. Es una inversión, y ya que el valor de las casas suele aumentar con el tiempo, puedes ganar dinero cuando decidas venderla. Las hipotecas generalmente tienen bajos intereses y son deducibles de impuestos. ¿Qué significa esto? Aquí te lo explicamos. 

Tasas de interés

Una tasa de interés es un monto que se añade al préstamo que se te otorga. Es una tarifa adicional agregada a tu pago. El banco básicamente te cobra por recibir dinero prestado. A menor tasa de interés, ¡mejor! Por ejemplo, si pides prestado $50,000, el banco puede cobrarte 4% de interés, y te dará treinta años para pagarlo. Con el tiempo terminarías pagando $110,000, a pesar de que solo querías un préstamo de $50,000. Y esto se prolonga por muchos años. 

Deducible de impuestos 

Cuando algo es deducible de impuestos, puedes sustraerlo legalmente de tus ingresos sujetos a impuestos. Esto es algo bueno. Cuando aplicas deducciones, reduces el monto de tus ingresos sujetos a impuestos. Eso quiere decir que pagas menos impuestos al Servicio de Impuestos Internos (Internal Revenue Service o IRS). Por ejemplo, si ganas $50,000 al año y tienes $8,000 en interés de hipoteca, el gobierno solo te cobrará impuestos como si hubieras ganado $42,000. 

¿Qué es una relación deuda-ingreso (Debt-to-Income Ratio o DTI)?

Si estás pensando en comprar una casa, es buena idea que entiendas la relación deuda-ingreso o DTI, por sus siglas en inglés. Esto te ayudará a comprender cuánto puedes gastar. Los bancos calculan tu DTI dividiendo tus deudas mensuales (cuentas de tarjeta de crédito, cuotas de automóvil o préstamos estudiantiles) entre el dinero que ganas cada año antes de pagar impuestos. 

Aquí un ejemplo: si ganas $50,000 al año y pagas un total de $600 en cuentas, tu DTI sería del 14%. ¡Eso es excelente! La mayoría de los bancos buscan una DTI de 36% o menos. 

Las DTI son importantes al momento de obtener una hipoteca, pero no siempre son suficientes a la hora de determinar cuánto puedes pagar. Las DTI no toman en cuenta gastos como alimentos, seguro de salud, gasolina para tu auto o entretenimiento. Vas a tener que hacer un presupuesto para esas cosas, para asegurarte de que podrás pagar todas tus cuentas cada mes. Tratar de obtener menos del 36% es ideal, ya que las DTI cuentan tus ingresos antes de que pagues impuestos, y no lo que en realidad obtienes cada mes. 

¿Puedo reducir mi DTI? 

¡Sí! Entre más alta sea tu DTI, más probable será que tengas problemas con calificar para una hipoteca y pagar tus cuotas mensuales. Aquí algunas formas de reducir tu DTI: 

  • Evita endeudarte más. No salgas de shopping, ni te vayas de vacaciones, ni compres algo que no puedas pagar en efectivo. 
  • No hagas ninguna compra grande con tarjetas de crédito antes de comprar una casa. 
  • Trata de pagar lo más que puedas de tu deuda antes de solicitar un préstamo hipotecario. 
  • Si tu DTI es demasiado alta, lo mejor es esperar. Solicita un préstamo una vez que hayas pagado tus deudas y tu DTI haya bajado. 

Cuando te sientes frente a un representante del banco, hazle muchas preguntas. Entérate de cuáles son todos los cargos y cuánto deberás pagar cada mes. Así no te llevarás sorpresas cuando tu cuenta de hipoteca llegue en el correo el primer mes. 

Es buena idea ser precavido al endeudarse. Ya sea una deuda cobrable o incobrable, aún sigue siendo una deuda. Y si tus deudas son demasiadas y no puedes pagar tus cuentas, esto afectará tu salud financiera, además de causarte mucho estrés y noches de insomnio.

Compartir

Artículos relacionados