Kamala Harris hace historia al convertirse en la primera candidata a la vicepresidencia de origen migrante

El Barrio

Kamala Harris hace historia al convertirse en la primera candidata a la vicepresidencia de origen migrante

Harris abraza con orgullo sus raíces culturales.

Kamala Harris hace historia al convertirse en la primera candidata negra a la vicepresidencia tras ser seleccionada por el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, como su compañera de fórmula para las elecciones de 2020.

Sin embargo, Harris también hace historia debido a su origen migrante: su madre es originaria del sur de Asia y su padre de Jamaica. Además, como estadounidenses de segunda generación, ella ejemplifica el sueño americano.

Abraza su cultura

La madre de Harris, Shyamala Gopalan, nació en la ciudad de Chennai, en el sur de la India. En 1958, Shyamala se mudó a California para cursar un doctorado en la Universidad Berkeley.

Tenía la intención de regresar a la India después de graduarse. Pero, como es el caso de muchos estudiantes extranjeros, Shyamala se enamoró del padre de Harris en los EUA.

Tal y como relata Kamala Harris en su autobiografía, The Truths We Told: “Su matrimonio, y su posterior decisión de quedarse en los Estados Unidos, fueron su máxima expresión de autodeterminación y amor”.

Es una historia con la que pueden identificarse muchas personas que migran a este país. 

En 1964, Shyamala y su esposo, Donald Harris, tuvieron a su primera hija, Kamala Harris.

De niña, Kamala abrazó su diversidad cultural a través de la gastronomía y la música. De hecho, en un video con la actriz y comediante india-estadounidense, Mindy Kaling, Kamala cuenta cómo creció con platillos del sur de la India, mientras juntas cocinan comida india y hablan de sus orígenes. Asimismo, en una entrevista con Aziz Haniffa que publicó CNN News, Harris describe sus orígenes multiculturales.

“Mi madre estaba muy orgullosa de su herencia india y nos enseñó, a mí y a mi hermana Maya, a compartir el orgullo por nuestra cultura. Todos los años solíamos ir a la India. Una de las personas más influyentes en mi vida, además de mi madre, fue mi abuelo P.V. Gopalan, quien desempeñó un cargo en la India que es el equivalente al cargo de secretario de Estado en este país".

Cierra la brecha cultural

Muchos niños que nacen de padres migrantes en los EUA crecen con una identidad cultural mixta. Sus padres tratan de inculcarles un sentido de orgullo cultural. Sin embargo, muchos se identifican principalmente como estadounidenses.

Harris ha encontrado una manera de cerrar la brecha cultural que surge al crecer en un entorno de diversidad cultural.

Ella no tiene problemas de identidad, sino que simplemente se identifica como estadounidense, sin dejar de estar orgullosa de las raíces migratorias de su familia.

En la misma entrevista, Harris dice: “Estoy orgullosa de ser quien soy. Estoy orgullosa de la influencia que mi familia ha tenido en mi vida, de la influencia que mi comunidad ha tenido en mi vida y, de manera similar, la influencia de mis mentores, colegas y amigos”.

Este orgullo por su comunidad probablemente atraerá la atención de otros jamaiquinos e indios estadounidenses que seguramente se identificarán con la propia historia de Kamala.

Asimismo, Harris sirve de inspiración para muchos migrantes de segunda generación que están tratando de aprovechar las oportunidades y el éxito que sus padres esperaban para ellos al migrar a los Estados Unidos.

Lo más importante es que Kamala Harris es estadounidense en todo el sentido de la palabra. Sin embargo, su origen migrante también ilustra la rica herencia cultural que comparten muchos estadounidenses. Y sirve como recordatorio de que no se trata del país de origen, sino del impacto positivo que uno pueda realizar en el mundo.

Compartir