A todas las mujeres allá afuera, tomen las riendas de su dinero

Money 101

A todas las mujeres allá afuera, tomen las riendas de su dinero

Cuatro tips financieros para la mujer de hoy

No necesitas tener una licenciatura en administración financiera para poder tener control sobre tu dinero y hacerlo crecer. Con tan solo cuatro tips puedes empezar a planear para tu futuro.

Tradicionalmente a las mujeres, no nos ha educado para ser dueñas y señoras de nuestras finanzas. Pero desde hace mucho que los hombres no son los únicos responsables por los gastos de la casa.

Por eso, en esta época se vuelve imperativo que nos eduquemos acerca de cómo manejar nuestro dinero.

Igualmente es cierto que no todas tenemos los ánimos como para leernos un libro entero de cómo invertir en la bolsa y es más, aquellos libros más sencillos, también como que nos dan flojera. Y bueno ¿a quién podríamos preguntarle acerca de un tema tan tabú, si desde pequeñas nos enseñaron que era de mala educación hablar de dinero?

Como mujeres empoderadas y con ganas de tener la libertad de un futuro asegurado, es importante que vayamos empezando hoy a cuidar nuestros recursos. Aunque sea empezando desde lo más sencillo.

1. Liquida tus deudas

El tema de las deudas es muy común para todos. Vivimos en una sociedad en que tener una tarjeta de crédito es altamente accesible y donde hay muchos beneficios por comprar a crédito. Sin embargo, si nuestras deudas no están atendidas correctamente entonces los intereses pueden terminar acabando con nuestra solvencia.

Lo más recomendable es no tener deudas de tarjetas de crédito y si las tenemos liquidarlas cuanto antes. Claro está que eso no siempre es posible y por eso las tarjetas te ofrecen que pagues el mínimo mes con mes, pero al pagar el mínimo solo estás pagando los intereses que tu deuda te genera, por lo que nunca terminarás. Por lo que, si tienes deudas en tu tarjeta y no la puedes liquidar, lo más recomendable es que pagues por lo menos lo doble de lo que te piden como mínimo. Así pagas tus intereses y poco a poco puedes deshacerte de tu deuda.

2. Págate a ti primero

Uno de los mejores consejos que he leído acerca de finanzas personales es el que aprendí de El hombre más rico de Babilonia de George S. Clason, y es el de págate a ti primero. Cuando recibimos nuestro dinero usualmente siempre nos olvidamos de esto y antepones cualquier cantidad de deudas y gastos antes que a nosotros.

La idea es muy sencilla. En cuanto recibas tu dinerito aparta un 10% y págatelo a ti misma. Ponlo en una cuenta de ahorro y después de un tiempo úsalo para invertir en algo que te produzca más dinero. Haz que tu dinero trabaje por ti.

3. Ahorra para tu retiro

En el pasado las familias tenía muchos hijos para que cuando estos crecieran pudieran aportar al negocio familiar y a mantener a los padres cuando envejecieran. En pocas palabras cada hijo era una nueva fuente de mano de obra y un seguro para el retiro. Como ya sabemos hoy en día eso es un albur.

Así que ahorrar para nuestra vejez es súper importante. En EUA podemos acceder a diferentes planes incluyendo el 401 (K) o el 403 (B) para que cuando nos retiremos tengamos un flujo de efectivo mensual que nos pueda proteger. Al comenzar tus aportaciones habla con tu asesor financiero quien te puede presentar un panorama de más o menos cuánto dinero recibirás cuando te retires. Si aún con eso crees que no será suficiente, puedes comenzar un plan de pensión privado o acceder a un Roth IRA para tener más flujo en tu vejez.

4. Registra y elimina los gastos hormiga

A todas de pronto nos pasa que nos preguntamos ¿En dónde me gasté todo el sueldo? Y la mayoría de las veces es: en gastos hormiga. 

¿Pero qué son estos gastos hormiga y cómo los evito?

Los gastos hormiga son todos aquellos gustitos que nos damos que están fuera del presupuesto y que por ser tan pequeños ni siquiera contabilizamos. Por ejemplo, ese cafecito en Starbucks de cada mañana, ese antojito que nos dimos por la tarde en la oficina porque nos dio un poco de hambre, esa crema facial que compramos extra y que no venía en nuestro presupuesto.

Todo eso son gastos hormiga.

Así que como consejo, por un mes registra en una libreta cada uno de tus gastos hormiga y suma cuanto es. Por ejemplo, si tu vicio es un café de Starbucks antes de llegar al trabajo y el cual te cuesta $2.95, significa que a la semana te gastas $14.75 y al año $767. Así que pregúntate ¿En realidad quieres gastarte eso en café o prefieres mejor ponerlo para otra cosa?

Otro gasto, muchas veces imperceptible, son los fees bancarios y que muchas veces pueden sumar cientos de dólares y ni siquiera lo notamos. Por eso hay que calcularlos y eliminar todo aquello que no nos sirve.

Una alternativa para ahorrar es probar con bancos digitales y membresías financieras que suelen tener costos mucho más bajos ya que no tienen locales físicos que mantener y por ende sus cuotas son mucho menores.

¿Buscas otras maneras para ahorrar dinero? La membresía MAJORITY siempre piensa en los intereses de tu cartera primero. 

¡Inscríbete en MAJORITY y empieza a usar nuestra membresía financiera lo más pronto posible!

Compartir

Artículos relacionados