10 cosas que tienes que saber sobre seguros

El Barrio

10 cosas que tienes que saber sobre seguros

Protege tus inversiones y el futuro de tu familia

Seguros de vida, de automóvil, de vivienda… hay muchas cosas que considerar en cada caso. Para orientarte mejor, toma nota de esta guía que hicimos con la ayuda del corredor de seguros Edgar Barzaga.

Con más de seis años de experiencia en seguros, para Edgar Barzaga lo más satisfactorio es sentarse con sus clientes a ayudarlos a entender las distintas opciones, y elegir el seguro que mejor se adapta a sus necesidades. “Me motiva sentir que mi trabajo es útil”, explica.

Es oriundo de Cuba y ya lleva más de 15 años residenciado en Estados Unidos. Primero en Miami, donde, durante un tiempo, estuvo ejerciendo su profesión de ingeniero. Pero decidió especializarse en el tema de los seguros, y hace unos años se mudó a Houston.  

Con su ayuda, vamos a definir algunos conceptos básicos para entender el mundo de los seguros, que te van a resultar muy útiles cuando vayas a renovar  o comprar tu póliza de vida, el seguro de tu auto, o de tu casa.

Primero, dos términos que tienen que ver con todos los tipos de seguro, y que es necesario tener en cuenta.

1. Prima (premium): Es la cuota mensual que pagas por estar asegurado. “O sea, el valor real de lo que el cliente tiene que pagar para poder obtener los beneficios de tener la póliza”, apunta Edgar. Normalmente, mientras más alta es la prima, mayor será la cobertura. Aunque en algunos casos, las compañías también cobran primas más altas cuando perciben que puede haber más riesgo.

2. Deducible (deductible): Es la parte proporcional que paga el asegurado cuando ocurre un “siniestro” (accidente, incendio, etc.). “Vamos a decir que el deducible es de US$1.000 y el daño ocasionado fue US$60.000, ellos (la aseguradora) van a pagar US$59.000”, explica Edgar. 

Seguros de vivienda

Es un tipo de seguro que “empaca” varias cosas, pero cada una es diferente. Incluye el dueling, personal property insurance, loss of use, liability y medical payment

3. Dwelling: “Es el valor por el cual la compañía de seguro va a pagar para hacer el reemplazo total o poder reconstruir la propiedad”, explica Edgar. Es decir, cuando la casa queda totalmente destrozada por alguna razón. Normalmente, es la misma cantidad de dinero que el banco te prestó para cubrir la hipoteca. Por ejemplo, si para comprar una casa de US$250.000 haces un pago inicial de 10.000 y el banco te presta 240.000, es es el monto del dueling.

4. Personal Property Insurance: Esta porción del seguro cubre todo lo que está dentro de la casa (muebles, joyas, electrodomésticos), más otros elementos que no son parte de la construcción principal pero están en la propiedad, por ejemplo, la cerca del patio. “Si levantas la propiedad por una esquina y la sacudes, todo lo que cae es personal property”, bromea Edgar para reforzar el ejemplo. 

5. Loss of use: Supongamos que ocurre algo que deja tu casa inhabitable por un tiempo. Mientras se hacen las reparaciones, esta porción del seguro de la vivienda “ese dinero se le otorga al cliente para poder rentar un hotel u otra propiedad de la misma categoría que en la que está viviendo”, dice Edgar. 

6. Medical payment y Liability: Es un componente del seguro de vivienda que cubre los gastos médicos de una persona dentro de tu casa. “Vamos a decir que invitas a una persona en tu casa, y esa persona se cae, como está dentro de tu propiedad, eres responsable de sus gastos médicos”. Esto puede estar asociado, pero no debe confundirse, con el siguiente componente. Pero si esa persona que se cayó en tu casa no puede trabajar o necesita operarse, “una parte de eso que son los gastos médicos, y ya se cubrieron,  pero si te demanda por no estar trabajando, entonces la cubre esa otra parte de la liability”, explica Edgar.

Seguros de vida

Quienes emigramos desde América Latina no los consideramos muy importantes, pero en Estados Unidos este tipo de seguros puede ser muy útil para casos en los que, por ejemplo, una propiedad está a nombre de un matrimonio. Si uno de ellos muere, la otra persona va a poder seguir haciendo frente a los pagos, aunque como familia pierdan un ingreso. 

Edgar explica que hay varios tipos de seguros de vida. Pero los principales son dos: a término (term) y whole life insurance. Cada uno con aspectos a favor y en contra.

7. Term: Es como por una equis cantidad de tiempo. Puede ser 10, 20, o 30 años. Es relativamente barato. “Lo puedes hacer por ejemplo por US$250.000 o 300.000 para un matrimonio y pagar US$40 o 35 al mes”. Transcurrido ese plazo (el término), si no pasó ninguna eventualidad, la póliza caduca, a menos que la quieras renovar.

8. Whole Life Insurance: Es un poco más costosa pero sigue vigente hasta que la persona fallezca. ¿Cuánto más costoso? Para un monto asegurado de US$250.00, Edgar Barzaga calcula que el pago mensual puede llegar hasta los US$200.  La ventaja es que se sabe que se va a recibir ese monto. La desventaja es que si la persona vive muchos años, es posible que termine pagando más en primas que lo que recibirá su familia al momento de la muerte. 

Seguros de automóvil

Hay dos tipos principales de seguros de automóvil. El primero es obligatorio, y cubre cualquier daño que les puedes hacer a otros como consecuencia de un accidente o un percance con tu vehículo. El segundo es opcional, y es para proteger tu auto contra otro tipo de incidentes. 

9. Auto Liability Insurance: Es obligatorio en casi todos los estados de EEUU. Y tiene  dos componentes: uno que tiene que ver con el daño a otras personas (bodily injury) y con el daño a propiedades de otros (property damage). “No puedes circular teniendo el riesgo de dañar a otra persona, y que esa otra persona pues tenga un bill (gasto) médico y no tenga cómo cubrirlo”, advierte Edgar.  

10. Comprehensive and Collision: Como en el caso del seguro de vivienda, se trata de un “paquete” con dos componentes. Collision se refiere a los daños que sufre tu propio auto en caso de choque. Comprehensive es todo lo demás que no sea un choque, como, incendio, robo o inundaciones. Es el tipo de seguro que te exigen cuando tu auto está financiado por un banco o por un concesionario. Como en otros tipos de pólizas, suelen tener un deducible. “Es decir, la parte que el cliente debe pagar, siendo o no responsable, para poder cubrir los daños a su auto”, explica Edgar.

Finalmente, Edgar Barzaga nos recuerda la importancia de estar siempre al día con el pago de los seguros, y tener a mano toda la documentación a la hora de hacer un reclamo. También recomienda trabajar siempre con un agente de seguros que pueda recomendar las mejores opciones para el seguro que estamos buscando.

Compartir
Etiquetas